Pages Menu
Cansalada Cancel·lada

Cansalada Cancel·lada

Un director, un actor… y un escenario vacío. El uno debe trabajar su papel y el otro guiarlo. Pero el destino no querrá que el montaje llegue a buen término. Y aquí comienza la función Cansalada Cancel.lada. De esta sencilla pero efectiva idea parte Gerard Vázquez para crear un texto que dice bastante más de lo que aparenta. La obra, Premio SGAE 1995, podría clasificarse de comedia psicológica bien hilvanada, escrita con formidable intuición y gran habilidad, algo que se percibe a la primera de cambio en la mayoría de los diálogos; fluidez y espontaneidad son las dos mayores virtudes del texto. No es tarea fácil, pero Roberto Torres se nos muestra capaz de plasmar con acierto todas ellas sobre la escena. Y lo logra consiguiendo que durante la representación, el espectador no piense ni por un segundo que lo que está viendo es teatro, sino que tenga la impresión de que está asistiendo un ensayo real. Torres imprime a cada escena su adecuado ritmo, juega con el texto y lo pone al servicio del espectador, no del actor, y eso es algo de agradecer y que no se ve todos los días. Ambos actores, Jaume García y Albert Ribalta, trabajan bien sus respectivos papeles. Cada uno stá a la altura que el texto requiere y sin baja rla guardia en ningún momento. Quizás lo único que frene el montaje son los tiempos muertos entre escena y escena debidos a la necesidad de cambiar de escenografía. Resumiendo, una obra que ningún aficionadao debería perderse.

Reseña: Parnaseo